Blastonk (2ª Parte)

06 marzo 2011



Mandé a abrir las puertas y me quedé mirando a los que fueron mis soldados y me planteé una duda «cómo podríamos detenerlos si no los podemos matar». Entre más se acercaban, más se oían sus gritos, que de improvisto dejaron de escucharse por el fuerte sonido de mis hombres disparando. Ordené a que dejaran de disparar y cerraran las puertas. Al ver que le disparábamos a un enemigo que se volvía a levantar, todos mis soldados que nunca habían estado fuera de nuestra ciudad subterránea, llamada Orión, se quedaron mirándose unos a otros, porque habían oído historias de la superficie, sobre Los Nyvorianos, pero al verlos ellos se quedaron de piedra.
Mis soldados convertidos en Nyvorianos, llegaron hasta las puertas y empezaron a golpearlas, sin que nosotros desde dentro, pudiéramos hacer nada. Mandé llamar al cabo de guardia y sé presentó ante mí, era un chico de no más de 22 años, estaba pálido y muy asustado, – ¿Si Señor? –dijo con la voz entrecortada, – ¡Dobla la guardia! Y que vigilen a Los Nyvorianos que se encuentran en las puertas. Que no entren. –contesté, – ¿Y si entran? –dijo el cabo, – No sé lo que podría pasarnos. –dije.

El cabo ya que estaba demasiado asustado, empezó a temblar, su cara empezó a cambiar de blanco a más blanco todavía.

Me acerqué a donde estaba el superviviente de la expedición, que se encontraba muy asustado y asfixiado ante tal recorrido que había hecho. – ¿Qué ha pasado? –le pregunté, – Nos habíamos parado a descansar y sin apenas percatarnos, ya los teníamos encima. No eran más de tres o cuatro, pero escuchando sus gritos y como se movían parecían más de una docena. Nosotros empezamos a dispararles pero aquello era un caos. Nunca se estaban quietos, caían y se volvían a levantar, era tanto el descontrol, que parecía que algunos de nosotros nos disparábamos nosotros mismos. Ellos saltaban hacia nosotros, como si fueran perros. Y eché a correr, al principio me escondí y no me vieron, de repente se oyó un pitido y los que nos atacaban se marcharon corriendo. Yo me esperaba para asegurarme de que no había nadie y de repente vi como uno de nuestros compañeros, que yacía tirado en medio de aquello, se movía, yo me acerqué y mientras, no me creía como podía estar vivo. Cuando ya estaba a pocos metros de él, algunos más, empezaron a moverse y a levantarse, me arrodillé delante del soldado Tom y fue cuando me percaté de que ya no era él. Con un fuerte grito, me asustó y eché a correr. Y cuando me di cuenta, venían varios detrás de mí y lo demás ya lo sabe. –explicó, – ¿Qué armas llevaban? ¿A ti te han hecho algo? ¿Estás herido? –pregunté al instante. – No, no me han hecho nada. Ni tampoco parecía que llevaran armas. Atacaban con una fuerza superior a cualquiera de nosotros, arrancaban brazos y otras partes, como quien deshuesa a un pollo, para comérselo. ---respondió, – Entonces, no estás herido. ¿Y esa sangre? –dije. – Fue tan solo uno, que intentó comerme sin haberme matado, –contestó rápidamente, con la sonrisa en la cara.
Lo mandé a descansar a la caseta de la enfermería y avisé a un soldado para que llamara al médico, cuándo el médico se acercó a mí, – En aquella caseta está el soldado que acaba de llegar, el que sobrevivió de la expedición. Parece tener algunas heridas, no parecen graves, pero quiero que lo esté siempre vigilando y cuando note algo raro, que lo amarre a la camilla, por seguridad. –dije. El médico me miró sorprendido y dijo– ¿Por qué tendría que amarrarlo? –, – Todavía no lo sé. Por precaución. Todavía no sabemos lo que pasó ahí afuera. –respondí.
El médico se dio la vuelta y se dirigió a la caseta dónde estaba el soltado herido. Ya eran casi las ocho de la noche, el sol ya caía. Mandé a descansar a mis soldados y me dispuse a descansar, pero no sé si íbamos a poder descansar, a causa de lo que había al otro lado de las puertas, que no paraban de gritar y dar golpes. Una vez dentro de mi caseta, intentando descansar, veía como pasaban las horas, sin poder cerrar los ojos.

A las cuatro de la madrugada, al ver que ya no pegaba ojo, me dispuse a levantarme y salir de la caseta. Cuando salí me encontré que casi todos mis soldados estaban sentados junto a sus casetas y me vino a la mente que no era el único que no podía pegar ojo. Viendo semejante plano, me eché un café, sentándome junto a mi caseta. Cuando ya solo me quedaba el fondaje de la taza, se escuchan gritos en la caseta de la enfermería, donde se encontraba el médico. Todos se alertaron. Cogí mi arma y me dirigí hacia la caseta, avisando a algunos de mis soldados.
Cuando nos disponíamos a entrar, salió el médico respirando agitadamente y me dijo – Lo tuvimos que amarrar. Le he puesto un sedante, pero ya no parece él. –. Lo aparté con una mano y entre a ver lo que ocurría en el interior de la caseta, ya una vez dentro me encontré…

Continuará…
¿Que les parece esta 2ª Parte?... ¿Vamos a por la 3ª Parte? Respondan según sus gustos, si no les gusta, o si les gusta y quereis que siga con la histora (aún no escrita).. En sus manos está! O hacemos otra historia.
PD: ¿Alguna sugerencia para la 3ª Parte?

Si quieres leer la 1ª Parte de esta historia, haz click aqui.


Compartir

4 comentarios :

  1. yo quiero que continueesssssssss yo pondria algo de zombies o algo asi jajajaa seria la repera en plan reanimadores de muertos

    ResponderEliminar
  2. Pues nose como continuará aún.. pero todo se andará!!.. Hasta ahora eres la única que ha opinado en esta segunda parte.. espero que más gente lo lea y opine..

    Gracias por opinar nena!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad no es para nada mi estilo. Pero es una historia original, aunque adore a los hombres lobo y a los ya demasiado conocidos vampiros, me gusta. Es diferente, ¡hay que desintoxicarse un poco de lo mismo de siempre!
    En resumidas cuentas, quiero que sigas ^^

    ResponderEliminar
  4. @Florence gracias por tu opinión.. Todavía no se sabe ni lo que son.. A lo mejor son zombies vampiros que por la noche se convierten en hombres lobo.. jajajaj

    Un beso!

    ResponderEliminar

                                                                          • • • • •

¡Bienvenida/o a esta entrada y sobre todo a Lectora de sueños ♥!

Si quieres comentar, no olvides hacerlo con respeto y no hacer spam, por favor, porque será eliminado automáticamente.

¡Muchísimas gracias por comentar! ^^

Blogging tips