1957, una novela en blanco y ¡negra!, Joaquín Cruz

28 mayo 2011

1957, una novela en blanco y ¡negra!, Joaquín Cruz

Da igual dónde vivamos. Da igual que nos digan o que pensemos que es un sitio maravilloso, alegre, luminoso… porque ¿sabes cuántos puntos oscuros se nos ocultan a nuestros ojos, a nuestro conocimiento? Están allí, donde menos se esperan, ruega porque no te estén esperando a ti o a los tuyos.
¿Puede una novela negra resultar en parte tierna e incluso algo sentimental? Con esta novela el autor crea un ambiente en el cual al lector no le cuesta demasiado familiarizarse con el personaje (el pobre Matías, un modesto tornero y padre con grandes pretensiones de ser feliz junto a su esposa e hijos) y ser partícipe junto a él de las dudas, decisiones o de los avatares demasiadas veces funestos que la vida tiene a bien darnos a conocer sin tener nunca en cuenta si debería hacerlo o no.
Adentrándose en ella, el lector observará que no es absolutamente necesario tener que recurrir a la brutalidad del lenguaje para entender sin gran esfuerzo que los hechos narrados son desgarradores y del todo escalofriantes para las almas mortales. Es una narración que se podría catalogar como plácida, pero que en ningún momento esconde que el mal está cerca y nos acecha.


Ha merecido la pena leer esta novela, ha sido muy entretenida y me lo he pasado muy bien leyendola.

Es una historia algo triste, aunque en un principio no parezca tanto así, resulta ser muy triste y bastante cruel. Trata de una familia de cuatro miembros, Matías Cifuentes, el protagonista de la historia y un hombre serio, pero que le gustaría ser más cariñoso, su mujer, Melisa, una mujer a la que ama y quiere como nunca ha querido a nadie, su hijo, Dieguito, el mayor, de diez años, un chico bastante responsable, para la edad que tiene y su hija, Alma, que tiene ocho años, es una niña inteligente y bastante lista, que viven en el barrio de Gracia de Barcelona.

Se habla mucho en esta novela del Sacamantecas, llamado también "El hombre del saco", se podría decir que es casi el protagonsita, junto a Matías, El Sacamantecas, es una parte muy importante en esta trama. Me sorprendió bastante la trama, no me esperaba una trama así, tan activa y atrevida. El autor nos sumerge en una trama, donde en realidad, es un diario escrito por el protagonista, dónde va contando todo lo que va ocurriendo, según vaya pasando.


Por culpa del Sacamantecas, Matías sufre muchísimo, tanto física, como psicológicamente. Es un hombre fuerte, pero algunas cosas, hay que aprender a sobrellevarlas y no todas las cosas se pueden sobrellevar fácilmente. Este hombre sufre muchísimo, tanto por él, como por los niños a los cuales, El Sacamantecas les ha hecho algo, o a los que aún no le has hecho nada, pero que se los hará. Es bastante trágica la historia que pasa en este libro y me da mucha lástima, pero se tocan temas muy importantes, el secuestro de niños, en la realidad, pasa a diario, cada dos por tres, te encuentras con un niño que ha desaparecido o ha sido secuestrado, sin saber el motivo, la razón o simplemente quién se lo llevó, es bastante trágico.

El Sacamantecas, es un hombre bastante inteligente y muy listo, aunque también muy peligroso, que hace todo lo que sea, para que no lo cojan. Yo entiendo que tiene parte de culpa, pero también, es según como te crían, si a ti te crían así, pues seguramente cuando te hagas un hombre, tu serás igual que tu padre, a no ser, que te enseñen lo que es el bien y lo que es el mal, pero si no lo hacen y ves que tu padre y tu abuelo y el resto de tu familia lo hace, el niño va a aprender que es bueno hacer eso, para aprender. No excuso al Sacamentecas, porque es mayor y sabe perfectamente lo que está bien y lo que no, pero cierta parte de que él sea así, es a causa de los padres que tiene, abuelos y demás familia y lo que le enseñaron.

Matías pasa mucho tiempo en diferentes zulos, secuestrado por este energúmeno, como él lo llamaba, conoció a diferentes niños, durante toda la trama, uno era Dani, un niño que me pareció super tierno y me daba mucha tristeza que pasara por todo eso, otro niño es Niño Bendito, nombre que le dió Matías, cuando lo vió y que cuando supo su verdadero nombre, no quiso mencionarlo en el diario y al final se descubre algo muy importante sobre este niño, otro niño al cual conoció fue a Toni, casi al final de la historia, un niño bastante bueno, que no se menciono mucho, al cual también le ocurre algo casi al final. Buenoo.. y también está El Filigranas, este niño no fue secuestrado por el energúmeno, ni mucho menos, pero también fue importante, sin duda.

También se conoce al Sargento Alcalá, un policía de la Guardia Civil, super amable, al cual Matías le coge super un montón de cariño y puedo decir tranquilamente, que yo también le cogí cierto afecto, porque ayudó en todo momento y se preocupó en todo momento de todo lo que le ocurría a Matías, no como los demás policías, que, no es que pasaran de todo, pero tampoco se integraban mucho con Matías.

Lo que más me gusto, con diferencia es que es una historial real y con esto no quiero decir que esté basado en una historia real, a lo que me refiero, es que es una historia que suele pasar en la vida real, en una vida normal, como la mía por ejemplo, que me puedo encontrar en una situación parecida y no sabría, sinceramente, si la llevaría tan bien o más bien, por decirlo así, si lo llevaría con la fuerza que lo llevaba Matías, en todo momento me pareció un hombre muy valiente, a eso no le puedo quitar duda alguna, pero también era un hombre orgulloso y eso hace que te vuelvas un poco obcecado.

El final, podría decir que me gustó, no lo voy a negar, pero también me dejó un regusto amargo, aunque muchas cosas acabaron como merecían acabar, otras no me parecieron del todo bien, me sentí algo triste, pues no me lo esperaba.


Joaquín Cruz nació en Barcelona en 1958, aunque lleva más de veinte años viviendo con su familia en Sant Quirze del Vallés, población cercana a esa cosmopolita ciudad. Empezó a trabajar desde muy joven en el sector de la automoción donde todavía sigue ganándose la vida.
Siempre ha sabido que si cae un bolígrafo en su mano, algo se tiene que hacer con él y el papel que tenga más cercano es el que mejor se dará cuenta de ello. Aun así, pese a la edad, es un escritor novel que no sólo ha probado avenirse con la novela negra, sino que también se siente cómodo con géneros tan dispares como la novela fantástica.
Su estilo propio le distancia en parte de los arquetipos más arraigados de los géneros en los que narra, pero absolutamente para nada peleado con éstos.
Pretende seguir en su línea de escribir con cierta regularidad y diversidad y, sobre todo, vivir tranquilo y feliz con los suyos; lo mismo que le desea a usted.

Puntuación:



Compartir

2 comentarios :

  1. No sé si ya te dije que me encanta el nuevo diseño del blog. Y la verdad que me dejaste intrigada con esta novela y con ganas de leerla, no soy de leer este tipo de novelas pero puede ser que e anime a probarla.

    Muchas gracias por la reseña.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tanto el título como la sinopsis, y el hecho de ser novela negra ya... ¡me encanta! sin duda un libro que voy a leer.

    ¡Un saludo! te sigo :)

    ResponderEliminar

                                                                          • • • • •

¡Bienvenida/o a esta entrada y sobre todo a Lectora de sueños ♥!

Si quieres comentar, no olvides hacerlo con respeto y no hacer spam, por favor, porque será eliminado automáticamente.

¡Muchísimas gracias por comentar! ^^